link
link
link
link

link


link

link


LA VINYETA
Fernando Villalobos



El teu diari en català

El teu diari en català


ENQUESTA

Deixau la vostra opinió

Quina és la principal mesura que s'ha d'adoptar per millorar el nostre producte turístic?

Quina és la principal mesura que s




NEWSLETTER

Subscriviu-vos a EL PERISCOPI
i rebreu cada dia les novetats
del web al vostre correu!

Dia de publicació: DIMECRES

Andrés Ferrer

President Regional de Noves Generacions del Partit Popular de les Illes Balears. Estudiant de 5è curs de Ciències Polítiques. www.andresferrervadell.com



Actualitat | 31-07-2012

En su recuerdo

Ayer, 30 de julio de 2012, se cumplieron tres años de aquel día de verano que quedó marcado para siempre en la historia de Mallorca y de toda España. Tal día como éste, dos jóvenes Guardias Civiles perdieron su vida a manos de la banda terrorista que ha sesgado, durante los últimos cuarenta años, la vida a cerca de un millar de inocentes en nuestro País.

Dos jóvenes cuyo único pecado cometido era el de elegir una profesión al servicio de todos los ciudadanos: el de garantizar la seguridad de los demás, algo que hicieron hasta el punto de dejarse la vida en el cumplimiento de su compromiso.

Crímenes, que acabaron con las ilusiones de dos jóvenes servidores públicos y que rompieron para siempre el corazón de sus familiares y amigos. Crímenes que, de ninguna manera, pueden quedar en vano, y crímenes, por los que los asesinos y sus cómplices deben cumplir hasta el último segundo de sus condenas.

Diego Salvá y Carlos Sáenz son los dos últimos asesinados por la banda terrorista, pero no debemos confundir nuestro deseo y nuestra esperanza de que así lo sean para siempre, con el olvido y la indiferencia.

No debemos nada a nadie, frente a los asesinos, estamos los demócratas, no es cuestión de guerras, es cuestión de dos bandos, sí, de los que asesinan y los que les apoyan, y de los que son asesinados y amenazados, y en ningún caso, debemos los segundos agradecer nada a los primeros.

Dejar de matar no da derecho a nada, y menos a un premio, lo único que debemos esperar de ETA es su disolución, la entrega de las armas y la rendición y puesta a disposición judicial de todos sus componentes, para que paguen por el dolor que tantos españoles han sufrido por sus cobardes asesinatos.

A ellos, los que perdieron la vida y a todos los que tuvieron que abandonar su tierra por pensar, simplemente diferente, se lo debemos. España y todos los españoles estaremos siempre en deuda con las víctimas del terrorismo, colectivo que tanto ha hecho en defensa de la Democracia y la Libertad de cada uno de los españoles, y así se lo debemos de reconocer.



0 Comentaris



Comentaris


Comenta aquesta notícia